Los años 90: Una década de extremos

Publicado el: 2,diciembre,2015 por Equipo Cuarto Infierno

Recordamos la época en que se consolidó el death metal, en que se puso en boga lo alternativo, MTV dominaba los medios y en Europa llamaba la atención el black metal con el polémico Inner Circle.

Los 80 fue una era que dejó muchos clásicos y dio fama a numerosas agrupaciones. Pero llegó el cambio de folio y, como decía una canción de Scorpions, asomaron los “vientos de cambio”. Dentro de los consagrados, Megadeth sonaba con el exitoso “Countdown to extiction” (1992). Slayer celebraban sus 10 años con “Decade of agression” (1991), siguiendo luego con un “Divine Intervention” que encontró buena acogida en radios y hasta en MTV, cuando la cadena norteamericana daba segmentos de metal. Sin embargo, placas como “Diabolus in musica” no tendrían un recibimiento tan acogedor entre los antiguos seguidores.

slayer

El rock estaba de fiesta con Motley Crüe, Skid Row, Poison y Guns N’ Roses en los ránkings, pero el nacimiento del grunge supuso todo un remezón, de la mano de Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden y otros nombres relevantes de ese movimiento. Mientras tanto, en Gran Bretaña Iron Maiden sacaba su disco “Fear of the dark”, el último con Bruce Dickinson, que luego incursionó en solitario. En 1995, la Doncella de Hierro presentó a su nuevo vocalista, Blaze Bayley, comenzando una etapa considerada “oscura” por los fans, con placas lejos del nivel de popularidad de los álbumes clásicos. Por su parte, Ozzy Osbourne aún daba muestras de talento con “No more tears” (1992) y “Ozzmosis” (1995), manteniendo en alto la bandera del heavy metal pese al dominio del grunge y el rock alternativo.

UNITED KINGDOM - JANUARY 01: BARNYARD STUDIOS Photo of Blaze BAYLEY and Dave MURRAY and IRON MAIDEN and Nicko McBRAIN and Steve HARRIS and Janick GERS, L-R: Nicko McBrain, Steve Harris, Blaze Bayley, Dave Murray, Janick Gers - posed, group shot in Steve Harris's studio (Photo by Mick Hutson/Redferns)

Pantera arrancó la década en grande con su aún celebrado “Cowboys from hell”. Los aplausos siguieron con “Vulgar display of power”. Sin embargo, en la segunda mitad de la década se fue desinflando el fenómeno, quedando también en evidencia la inestabilidad interna. En tanto, en Sudamérica se alzaba Sepultura como la gran banda metalera. Pero como todos saben, la partida de Max Cavalera empezó a ser el comienzo del fin. Hasta el día de hoy, la banda sigue viviendo del recuerdo de glorias pasadas. En cuanto a Anthrax, tampoco entusiasmaban demasiado con lanzamientos como “Stomp 442” (1995). Más llamaba la atención el sonido industrial aplicado al rock duro, con Ministry, Nine Inch Nails, Fear Factory o el comercial Marylin Manson, que acaparaba más la cobertura de la prensa.

Pantera

Una banda que tocó techo en los 90 fue Metallica. De la mano del famoso “Black Album”, se convirtieron en la más popular del mundo. Aunque la polémica siempre los ha acompañado, ésta se intensificó con los lanzamientos de “Load” (1996) y “Reload” (1997). El hecho de suavizar sus melodías, cambiarse el look o estar demasiado vinculados a lo comercial, hizo que varios fans optaran mejor con quedarse solamente con Slayer, Testament, Exodus o los que venían de la misma época. Otros miraban hacia Europa, especialmente a Suecia, desde donde comenzaban a salir grandes discos clásicos de la mano de Entombed, At The Gates, Unleashed o Dismember. Europa en general daba a conocer importantes nombres, como lo fueron Hypocrisy, In Flames, Dark Tranquility, Children of Bodom, Arch Enemy, Tiamat, Paradise Lost, Opeth y Therion.

hypocrisy-entombed

A nivel mundial, el death metal tuvo un enorme despegue que alcanzó su cima durante la primera mitad de los 90. Se expandió todo lo que hacían bandas como Death, Morbid Angel, Obituary, Deicide y Cannibal Corpse. Cruzando el Atlántico, nos topamos con Napalm Death, Bolt Thrower, Carcass, Asphyx, Vader y una larga lista. La música extrema llevaba la corona, siendo lanzados durante estos años muchos de los mejores discos de las agrupaciones mencionadas. Sudamérica y por supuesto Chile igual tenían importantes exponentes, que merecen y tendrán reportaje aparte.

Cannibal Corpse

deicide-morbidangel

Pero así como el metal de la muerte gozó de éxito en los 90, hubo otro movimiento que acaparó enormemente la atención, tanto por la música como por sus actos radicales. Es el black metal, del que todos conocemos los grandes nombres que dieron países como Noruega, con su famoso Inner Circle. Ilustres del metal negro son Mayhem, Burzum, Emperor, Darkthrone, Satyricon, Gorgoroth y Dimmu Borgir. Desde Suecia, el respeto se lo ganaron Dissection (definida por sus integrantes como una banda death con tintes black), Marduk y Dark Funeral. Otros oscuros Samael, de Suiza, evolucionaron su sonido hacia algo más complejo, con opiniones divididas.

mayhem

Europa siguió nutriendo de grandes obras firmadas por Candlemass, Anathema, My Dying Bride, Moonspell o aquellos grupos que optaron acertadamente por las voces femeninas, como es el caso de Theatre of Tragedy, The Gathering, Nightwish y Lacuna Coil. Se habla de doom, de metal gótico, metal sinfónico y otras etiquetas. Por su parte, el llamado power metal se afirma con Gamma Ray, Blind Guardian, Hammerfall, Stratovarius y Sonata Arctica, mientras los veteranos Helloween todavía daban la lucha. En Estados Unidos, crecía el nu metal. Slipknot daba sus primeros pasos. En resumidas cuentas, la diversidad era la tónica en el metal noventero. Como esta es sólo una pincelada de aquellos años, es obvio que faltan muchas bandas. Pero el que vivió esa época, sabe muy bien cuáles son sus favoritas.

nightwish




[prisna-google-website-translator] Powered by WORDPRESS | Todos los derechos reservados | CUARTOINFIERNO.CL © 2015