Daimonion: Tótem. Chile.

Publicado el: 9,febrero,2016 por Equipo Cuarto Infierno

Una de las bandas históricas de la Región de Coquimbo nos ofreció el año pasado su primer disco oficial. Nos referimos a Daimonion, que para esta placa tuvo como line up a Erwin Araya (voz y bajo), Vladimir Riffo (guitarra), Ewin Sánchez (teclado) y Juan Araya (batería). Los sonidos doom, góticos y macabros se mezclan a la perfección con lo folk y lo pagano, dándole un sentido de identidad y pertenencia con estas tierras. La gracia es que aquello lo vienen haciendo desde fines de los 90. Luego de un largo silencio, se reunieron para dar forma a este trabajo de rescate de lo ya realizado y de nuevos y frescos aportes a la escena.

El arranque es con trutruca y batería machacante. Se llama “Guerra Patria”, dando cuenta en sus líricas de “la tenaz resistencia impuesta por nuestros antepasados ante la presencia del invasor”. Un tema que pasa por diversos matices, con la voz profunda y grave que caracteriza a Daimonion. La parte instrumental es envolvente y cumple con trasladar al oyente a esos oscuros tiempos de exterminio, donde se derramó la sangre del indígena. Luego de este acertado inicio, pasamos a “Morir”, que pese a su letra pesimista es un tema bastante rítmico, aunque lógicamente con sus partes depresivas, donde el teclado contribuye más a contagiar con ese estado de “no hay vuelta atrás”.

“Mataré” es una lectura interesante de la irracionalidad de la guerra, cuando se mezclan todos esos sentimientos de odio, furia, ira y miedo que describe la canción. Posteriormente, se da paso al corte que da título al disco, “Tótem”, el símbolo del árbol tallado que propaga terror y muerte. El tema pasa por varios estados, con una melodía pegajosa envuelta en potentes riffs, que da la sensación de un ritual. En tanto, “Misericordia” arranca con esos sonidos de órganos antiguos de iglesia. Justamente, acá se aborda el tema del miedo hacia el castigo que, según las religiones, recibe todo pecador. Aunque si hay algo seguro, eso es que a todos nos espera la muerte, siempre al acecho del que corresponda.

“Alma errante” tiene un arranque distinto a los otros cortes, siendo en vivo uno de los más efectivos. “Mi alma volará, no regresará” dice esta lírica que habla de la eternidad del más allá, con tintes heavy por algunos momentos, dando paso a una marcha y sonoridades envolventes bastante atractivas para el que está pegado al CD. Las revoluciones bajan hasta lo más profundo en el comienzo de “Sueños eternos”, aunque no tardan en subir de la mano de unos interesantes riffs, con la batería haciendo lo suyo. En general, la buena ejecución de toda la banda hace de este corte uno de los más completos del disco. Deliciosamente depresivo, desgarrador y esotérico.

El último tema ya lo conocimos hace tiempo, pero era necesario que estuviera registrado en un disco oficial. “Sangre” es el llanto echo canción, pero sin quedarse pegada en la angustia, sino que ofreciendo siempre esa sorpresa instrumental que tanto gusta a los seguidores de Daimonion. Opresión, sufrimiento, muerte lenta son los conceptos que envuelven a este corte que baja el telón del CD, pero que deja abiertas las ganas por seguir escuchando más de una agrupación que todavía tiene mucha historia por escribir. La calidad ha estado intacta todos estos años.

Contacto: bandadaimonion@gmail.com




[prisna-google-website-translator] Powered by WORDPRESS | Todos los derechos reservados | CUARTOINFIERNO.CL © 2015