Los detalles del libro biográfico de la banda chilena Dorso

Publicado el: 14,junio,2017
Warning: Use of undefined constant en - assumed 'en' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/cuartoin/public_html/wp-content/themes/InfernoV2/single-default.php on line 18
por Equipo Cuarto Infierno
 

Conversamos con la periodista Feña Mánquez, autora del reciente trabajo sobre la destacada agrupación nacional, quien nos contó los pormenores sobre su ópera prima que ya está disponible en librerías.

Para los seguidores del metal chileno surgido en los años 80, acaba de lanzarse la publicación “Dorso 30 años, un experimento mentor”, de la escritora y periodista Feña Mánquez. A continuación los detalles que entregó la autora, extecladista de Darkemist, a Cuarto Infierno.

 

Saludos Fernanda desde la IV Región. En primer lugar, nos gustaría saber si ya habías lanzado algún libro anteriormente.

Gracias por el contacto. Tal como dicen las promos gráficas, ésta es una ópera prima, es mi primer libro. Si bien siempre tuve afinidad con la escritura, me he dedicado más a lo audiovisual que al periodismo, que son mis profesiones. Y esto surgió de manera totalmente casual (o causal, según como se mire)”.

Dorso

¿Cómo fue que te interesaste por hacer este trabajo en torno a la historia de Dorso?

Retomando la idea anterior, yo llegué a Dorso indirectamente, es decir, no los conocí como fan, a pesar de que conocía varios temas y me gustaban, pero eso era todo. Tiempo después entró el Fran a la banda, en ese tiempo seguíamos en Darkemist y compartí con ellos desde el backstage y los carretes, o sea, primero los conocí echando la talla. Por ahí surgió la idea de la biografía y por supuesto que enganché de inmediato, el aporte histórico de Dorso en la música chilena es innegable y eso me interesó rescatar desde un principio”.

¿Cómo tomó la banda este trabajo que hiciste sobre ellos?

“Al principio este proyecto era audiovisual, una recopilación de material de archivo, vhs, etc. y se fue desviando en el camino. Pasó un tiempo hasta que les comuniqué del “nuevo producto”, que sería escrito, ya que un colega me convenció de escribir un libro en vez de un guión audiovisual. La verdad no se metieron para nada al principio, no sé si porque me dieron la confianza y la libertad o porque no pescaron nomás.  Para entrevistarlos, siempre tuve buena disposición. Y supongo que al igual que yo, lo fuimos apreciando mientras tomaba forma y ahora están contentos con el resultado. Espero que para ellos sea también motivo de reconocimiento”.

dorso

¿Cuánto tiempo te demoraste en concretarlo? ¿Hubo apoyo de financiamiento por parte del algún fondo cultural?

“El proyecto fue largo, se fue desarrollando con el tiempo. Desde que partimos con la idea, más de 5 años. De escritura full, yo diría unos 3 años y un par de semestres en la edición y diseño de impresión. El último año de escritura contó con el apoyo del Fondo del Libro, del CNCA, que sirvió también para cubrir la etapa de revisión y edición y ahí colaboró Patricio Jara para el pulido final”.

dorso

¿De qué manera te sirvió para este libro haber sido parte de la escena chilena, con tu banda Darkemist?

“Muchísimo, fue como un equivalente al trabajo de campo previo en una investigación. Y tal vez porque se puede hablar con cierta propiedad, ya que hay información que no te la contaron. Estuviste ahí, lo viste, etc. Con esa convivencia “le sacas la foto” a todo lo que rodea el mundillo del metal, del rock y en general a vivir la experiencia de armar una banda y sacarse la cresta para mantenerla. La energía que cuesta perseverar en “el sueño del rockstar”, trabajar en equipo, lidiar con mañas y otras personalidades, que puede terminar pesando más que la pasión por crear música. Conocer la escena en Santiago, el esfuerzo que significa tener una banda en Chile, conseguir difusión, público, lidiar con los pocos espacios que hay para hacer shows como corresponde, en fin.  Por otro lado, creo que también el hecho de rodearse de hombres está lleno de anécdotas, de ser a ratos “uno más” y en otros “la mina” era divertido, se van pegando algunos dichos, el doble sentido, cierto humor masculino, etc. eso también, viéndolo ahora, seguramente lo tenía almacenado de ahí y aportó a la historia”.

Tras el lanzamiento de la publicación, ¿cómo has percibido el recibimiento por parte del público, especialmente los metaleros?

“Me he sorprendido con los buenos comentarios y que al parecer quedó reflejada mi intención, de que este libro fuera un relato por sobre todo entretenido de leer. Pura buena onda me ha llegado de vuelta y lo otro que me llama la atención es lo transversal del público, porque no sólo metaleros, sino ex chascones del Manuel Plaza, por ejemplo, que ya ni escuchan metal pero los emociona un libro de Dorso. O gente consiguiendo con ansias una copia como el regalo perfecto para su pareja. Eso le da un valor adicional”.

¿Cómo se puede obtener este libro desde regiones? ¿También llegará al extranjero?

“Tenemos venta directa a través del mail librodorsalico@gmail.com, se puede comprar vía transferencia bancaria y el envío es por pagar (¡nos falta su convenio con alguna empresa de envíos!) Hace poco llegaron unas copias a Europa, un fan que vive en Suecia y que colaboró con unas fotos. También lo mandamos a otro fan en México y un amigo gringo lo recibirá pronto. Así es que ya está viajando al extranjero! Sale más caro que el libro eso sí. A través de bigstore.cl tengo entendido que se despacha a regiones también,  no estoy segura si al extranjero”.

En lo personal, ¿qué significa Dorso para ti? Ya por haber hecho este libro eres como parte de la historia de la banda.

“Ahora que ya está terminado y lo miro como un objeto concreto, como una pieza terminada, creo que recién dimensiono su valor y la pega enorme que hubo detrás. Fue un tremendo desafío y experiencia personal y profesional, sobre todo considerando cómo partió todo, cómo llegué a Dorso, por qué me metí en el proyecto y la verdad es que fueron sólo causalidades, como decía antes. De los comienzos, en que con el Fran éramos pareja, teníamos otra banda, y finalmente terminé siendo vecina del Pera, súper amigos con toda su familia y sacando un libro. Significa en gran parte todo ese cariño que hay ahí. Es verdad, en cierta forma quedé acoplada a la banda, de hecho el Pera ahora bromea con que soy “la biógrafa oficial de Dorso”.

¿Qué te parece que estén apareciendo varios libros en torno a bandas o al metal chileno en general?

“Yo tenía un prejuicio enorme al principio, que me hacía dudar de escribir un libro que nadie leería, eso pensaba. Puede ser que entre el mundo rockero haya un grupo con hábitos de lectura y otro que no, pero si sumamos que al melómano le gusta coleccionar y atesorar objetos, reliquias, entonces sí se explica este boom de libros musicales, y que haya interés por conseguirlos. Lo encuentro súper valioso, no solo como registro de la historia más underground de la música chilena, sino también desde el punto de vista literario, es decir, que haya un acercamiento entre el rock y los libros, sobre todo considerando que hoy todo es full digital, virtual y audiovisual”.

Sabemos que Darkemist estuvo por lo menos una vez en la IV Región, ¿tienes algún recuerdo en particular de aquello?

“Por supuesto, de mis mejores recuerdos y lo que más disfruté en ese tiempo fue viajar a tocar en regiones. Recuerdo ambas fechas, primero el 2004 en una disco en el sector de Cuatro Esquinas o algo así, estuvo increíble, estaba lleno y nos recibieron con harta euforia y cabeceo, y eso que las otras bandas eran más brutales que nosotros. No sé en qué cabañas alojamos, pero nos atendieron muy bien. La segunda fue un total chascarro, fuimos con Massakre unos años después, cargando mil equipos, llegamos de madrugada y la productora nos contó que le habían robado el presupuesto de nuestro viático. Nunca supimos si fue verdad, pero todo el viaje fue clase B, cero presupuesto, mal. No me acuerdo el lugar, era una casa antigua, medio vacía, creo que sigue vigente según unas fotos que vi hace poco. Creo que tocamos tarde, no hubo mucho brillo. Luego la productora nos ofreció su casa, pero al final preferimos tocar y volver, no sé por qué terminamos yendo a pie al terminal, tipo 7 de la mañana, atroz. Quedamos raja con ese viaje, pero el primero estuvo buenísimo”.

¿Tienes pensado seguir haciendo libros de bandas o con la música como temática central?

“De momento estrujaré este libro por lo menos lo que queda del año, mientras descanso de él también. La música es lo máximo, si fuera otra bio de banda no se me ocurre quién, varias ya tienen la suya, pero no es mala idea escribir algo relacionado con el tema”.

Algún mensaje final para los lectores de Cuarto Infierno en La Serena, Coquimbo, Ovalle, Vicuña y la IV Región en general.

Un abrazo grande a todos los rockeros de regiones, y en particular seguidores de la Cuarta Región. Nos pueden contactar al mail que dejamos si quieren copias. Incluso como pyme, si hay interesados en distribuirnos por allá, precios mayoristas, etc. ¡Salve Dorsalia!”.

Fotos Dorso: Janina Guerrero.

Foto de la autora: Cedida.




[prisna-google-website-translator] Powered by WORDPRESS | Todos los derechos reservados | CUARTOINFIERNO.CL © 2015